Translate

lunes, 28 de julio de 2008

BANDURA EN EL SOCIOGRAPH






Ya han pasado algunos meses desde que iniciara esta experiencia bloggera. Me he comprometido a escrbir, al menos, una tema cada mes. Cuando creas tu página los duendes Blogger(no se sabe donde etán, pero, mandan mucho) te exigen un compromiso de la periodicidad con la que les vas a despertar. Debe haber mucho entusiasta inconstante.
Al blogg le didico un día de cada més. Cuando aparecen los temas, si me aguanto, les digo (y me digo) que no es esto lo que toca hoy, espera tu turno. En cambio, me aconece que el día marcado para el blogg alguna idea nueva se salta el turno abusando de no sé que superioridad.
Hoy, 29 de julio, en mi caledario está escrito que debo visitar a los duendes Bogger.
Estoy llegando a casa. Abro el correo y me encuentro con una inesperada carta de mi amigo y compañero José Luis Martínez Herrador. Me incluye unas graficas obtenidas con el sociograph durante el segundo debate televisado entre Zapatero y Rajoy, el que coordinó Olga Vízar, durante la campaña electoral. Pienso que merece un espacio. Va, pues, por el Sociograph.


Hacía tiempo que pensaba explicar la foto que preside este blog. Aparecemos Bandura y yo conectados, mediante unos electrodos y mirando auna máquina: Estamos sometiéndonos a una prueba del Sociograph. No, no me hagais la pregunta, que os la estoy oyendo . ¿Qué es el Sociograh? En vez de explicarlo vedlo. Se ha colocado enla cabecera. ¿No os decía que era un prepotente?


Lo definimos técnicamente: El Sociograph permite someter a un grupo de sujetos (10,12,ó 24) a diferentes estímulos, en tiempo real, para investigar su actividad electrodermal omo medida de su nivel de atención ( Martínez Herrados, Garrido Martín, Valdunquillo, Martín Casado (M), Martín Casado (AM) y Macaya, 2007: La medida de la atención y emoción de grupos sociales ediante una nueva tecnica: el Sociograph).

La idea surge casualmente (las casualidades rigen nuestras vidas) en una conversación entre el Profesor Martínez Herrador y yo. Sabía de sus capacidades para manejarse en el campo de la electroingeniería. Pues aprendió tal profesión antes que la psicología. Yo tuve la suerte de conocerle al poco de iniciarse los estudios de Psicología en la Universidad de
Salamanca. Teníamos que elegir una persona para explicar psicofisiología y mi voto fue para él. Convivió con nosotros algunos años en la Facultad, pero al final se refugió en la Escuela de Educación de Avila. Fui nombrado membro del tribunal que juzgo su tesis doctoral, que trataba sobre medidas psicofisiológicas. Su tesis, porque los temas que los doctorandos eligen para doctorarse definen, de alguna manera, sus características personales. Siempre que sus directores sepan apreciar las aptitudes de quien le elige para escalar la cumbre más alta de una carrera universitaria. De natural tímido, de trabajo constante, intenso y silencioso. El perfecto esteretipo de investigador solitario.



Cuando venía por la facultad y nos encontrábamos echábamos un rato contándonos nuestros proyectos. Andaba yo, a finales de los noventa y primeros años de este siglo XXI, dándole vueltas a temas de psicología jurídiaca. Acababa de celebrarse un juicio con jurado en la Áudienza de Salamanca y llené la sala con mis estudiantes.


-¿Qué hacéis los psícólogos aquí?. Me preguntaron algunos conocidos abogados de la ciudad.



-¿Cómo me preguntáis eso si la jurisprudencia está llena de Psicología ( Garrido, Masip y Herrero, 2007: Psicología Jurídica. Madrid, Pearson).



Lo he publicado y lo defiendo: no existe una profesión que utilice más supuestos psicológicos que la jurisprdencia y su ejercicio. Más que nosotros, los psicólogos.


La toma de decisiones de los juados ha interesado mucho a la psicolología jurída. SuIendo un tema tradicional, no ha sido fácil de investigar, por que sus deliberaciones se llevan en secreto.

-Estoy interesdo en saber qué tipo de argumentos o modo de presentar las pruebas son las que impresionan a los miembros del jurado en su conjunto, no individualmente y poder aconsejar a los abogados sobre el tema. Le comenté a José Luis en uno de nuesros encuentros.

-Eso puede hacerse midiendo el grado de atencion y las reacciones momentáneas en el mismo momento en que se presenta una prueba.


Los dos tomamos el compromiso de ayudarnos mutuamente. Al cabo de poco tiempo, poquísimo para lo que yo suponía, me presentó el primer modelo. Luego, arrebatándole horas al sueño,mientras la recia ciudad de Avila fundía las cuadros blancos de sus ventanas con los grises de sus paredes, en una partida de ajedrez aplazada hasta el amanecer, el apasionado de su electrotécnica ensamblaba cambles, soldaba terminales y enroscaba tuercas o tornillos. Se preocupaba por igual de la milimétrica urdimbre de cables que de la vistosidad de la carcasa que los encubría. Poco tiempo después, siempre al poco tiempo, presentó la segunda edición del sociograph, muy cercana a la actual. El sociograph es muy muy semejante a los monitores que se o9bservan en los hospitales, especialmente en las UCI.

El sociogrph recoge la activiadad electrodermal mediante un electrodo fijado en uno de los dedos de la mano y, tras hacer una análisis de verianza entre todos los sujetos del grupo "enganchados a la máquina" (tal como se ve en la foto de Bandura y mía) envía dos tipos de gráficas a la pantalla del ordenador. La gráfica superior indica ln grado medio de reacción o atención del grupo, en la gráfica inferior se muestran las reacciones puntuales a puntuales estímulos. Cuando esta gráfica es plana o descendente y en la inferior no aparecen picos, los sujetos del grupo se aburren, no atienden. Por lo mismo, no podrán procesar la clase de argumentos o de estímulos a los que no pestan su atención.

Pasaron los días haciendo pruebas con diferentes estímulos: paisajes, escenas de humor, dicursos políticos, alunizaje de Amstrong, crímenes violentos o rsolución de pruebas psicológicas de inteligencia. Si, discriminaba. Era llegado el momento de presentarlo a la sociedad científica. Por el momento, sólo como intrumento para medir los estados emocionales o de atención de un grupo de personas.

Se presento en un curso especial de Psicología Social. La prensa se enteró e inmediatamente fuimos requeridos para explicarlo. Antena 3, le dedicó un espacio de "a fondo" en uno de sus telediarios. Temíamos que la anormal situación de saberse grabados para la TV borrara la diferencia de las reacciones ante los estímulos. Pero el sociogrph no nos decepcionó. Pudo verse claramente cómo se modificaban las gráficas ante estímulos diferentes. Luego lo patentamos.

Este es el aparato al que se Bandura está enganchado enla foto de la portada. Podrá vérsele en muchos actos sociales más o menos inhabiatuales, dada su presencia en todas las latutudes de la tierra, pero enganchado al sociopolígrapho, por ahora no. Cuando Bandura hizo esta prueba estábamos en fase de ajustes.
Pero lo que me ha impulsado a escribir y describir el sociograph (no hedicho que desechamos el nombre de sociopolígrafo, para que no nos identificaran con la máquina de la verdad, aunque el principio picofisiológico es elmismo)no ha sido la foto de Bandura emitiendo sus impulsos a la máquina, sino unas graficas de un estudio en vías de publicación elaborado por Jose Luis Martínez Herrador y la Cátedra de Ciencia Política de la Universidad de Salamanca duante el el segundo de los debates televisados entre Zapatero y Rajoy. Un conjunto de estudiantes lo siguieron unidos pegados sus dedos al sociograph. La grata sorpresa que acaban de producirme las gráficas son la causa de estas líneas.
Cuando José Luis y yo hablábamos de la posibiliades quetenía nuestro (su) invento, pensábamos en las infinitas posiblidades que tenía por delante.Ya he hablado que las reacciones están en su origen. José Luis, más fisiologicista que yo, cree que se puede aplicar para diferenciar las propiedades del hemisferio izquierdo del derecho, los afectos y los pensamientos. Como psicólogo social yo era más teatrero. Me imaginaba que un día pudiera engancarse a las personas por control remotop, por ejemplo, mediante una pulsera, y que en vez de medir solamente el número de televisiones encendidas se pudiera medir la impresión que causaban determinados programas en la audiencia, cuándo se zapea y poder sacar conclusiones útiles. Podráin evitarse las interminables encuestas de consumo para lanzar un nuevo producto, pues seríasuficiente cn presentarlo a grupos representativos de la población mientras estuvieran unidos electrónicamente al sociograph.

La imaginación más escénica que me imaginaba era entregarles uno de estos terminales bluetooth a la audiencia, o a un porcentaje significativo de la audiencia. Me imaginaba a un regidor del acto observando en un pantalla de ordenador la direccion de las gráficas emocionales y atencionales, y, mediante una lucecita en el atril del "mitinero" le fuese ordenando, con luz verde, que la cosa iba bien, con la roja, que aquello aburría. Me imaginaba ver cómose traducían determinaos temas políticos en la gráfica inferior, cómo subían los picos de excitación, o desaparecían.

Aquello que me parecía un sueño, de alguna manera, es lo que se hizo en este interesante estudio de José Luis y Manolo Alcántara. Me han enviado algunas de esas gráficas y de verdad son , com poco, interesantes. Vean ustede y juzguen. Ylean el estudio o vean ael video cuando se publique.

Los medios o las tertulias afirmaron que en la primera parte de este segundo debate Rajoy había estado mejor, lo que se muestra por lo ascendente de la curva superior en comparación con la dirección descendente de la primera intervención de Zapatero. Se presenta también la intervención final de Rajoy, descendente, excepto cuando vuelve a tocar sus temas más atractivos. Hasta el final. La niña de Rajoy atrajo la atención tanto como las "buenas noches y buena suerte" de Zapatero.

4 comentarios:

Diario Emprendedor dijo...

Una consulta Dr. Garrido ¿Qué parámatro es el central en este instrumento? ¿La conductibilidad dérmica?

Saludos,
Manuel Bernales

Garrido dijo...

Sí, la conductividad dérmica. Pero yo no soy especialista en temas de electrónica. Si quiere saber más del aparato debe ponerse en contacto con el Profesor José Luis Martínez Herrador, de la Universidad de Salamanca, nuestra Universidad. mherra@usal.es. Con seguridad que le atenderá con toda la amabilidad que tiene, y es mucha.

giovanny dijo...

Dr, Garrido, muy interesante tu blogg, en este momento estoy iniciando una investigacion, sobre como realizan su proceso identitario los jovenes usuarios de facebook, al buscar un autor para justificar el enfoque cognitivo-conductual seleccione a Bandura por considerarlo el mas pertinente, si tiene usted algun texto a recomendar de este autor que hable sobre la identidad, le agradeceria me lo compartiera, muchisimas gracias.

Garrido dijo...

Hola, Giovanny. Acabo de ver su mensaje, dado que visito mi blog los días que señalo para escribir el tema del mes. No se si me pide texto en español o en inglés. Lo primero que se me ocurre rsponderle es que en la teoría cognitivo social huímos de lo que sea identidad en el sentido de personalidad hecha. En la teoría cognitivosocial tanto jóvenes como adultos estamos haciendo, creando nuestra identidad en cada momento y hasta el último de la vida. La autoeficacia, por definición, es "generadora", generadora de capacidad y de identidad. Otra cosa muy distinta es que nosotros tengamos una idea "genérica de nosotros mismos". Para entender lo que me está pidiendo debería leer algo de Daniel Cervone, psicólogo de la personalidad quien en alguno de sus últimos escritos explica por qué creemos tener ciertos rasgos de personalidad cuando en realidad no existen. Busque también algo de DWECK sobre la construcción de las teorías de las capacidades y de la personalidad.
Por ser algo más concreto: casi a la vez que usted me estaba enviando este comentario Bandura me enviaba un capítulo de un libro que se titula Toward an agentic theory of the self. en el libro Self proceses, learning, and enabling human potntial, pp. 15-49, 2008. Information Age Publishing.
Social Learning theory of identificatoy processes. En D.A. Goslin Handbook of socialization theory and research. Rand McNally. Chicago, 1969.
Me parece que su consulta es para algo fuera de este foro, por lo que puede ponerse en contacto conmigo através de mi correo.
Sólo le puedo decir que desde sus investigaciones del aprendizaje a través de modelos hasta la construcción de la propia personalidad mediante la autoeficacia ha dado usted con la teoría adecuada.