Translate

miércoles, 21 de noviembre de 2007

BANDURA EN LA UNIVERSIDAD BRITISH COLUMBIA II.

Dejábamos a Bandura en Yukon, tapando baches para conservar la autovía hacia Alaska. Aunque su estancia en Yukon fuera durante el verano,debió pasar frío allí, porque buscó clima más benigno en Vancouver cuando se vió como futuro biólogo. Ignoro las razones que le llevaron a inscribirse en esta univesidad y no en la de Alberta, más cercana a Mundare y a su familia.
Culesquiera fueran las razones, Bandura decide matricularse en la British Columbia. No llevaba la recomendación que portaban otros compañeros. Esta sería una de las primeras experiencias en Point Grey. Las recomendaciones o instrucciones especiales eran para los veteranos llegados de la Segunda Guerra Mundial. Habían tranformado la antigua asociación de veteranos, presente en la universidad desde finales de la Primera Guerra Mundial, en una nueva organización Branch 72 of the Canadian Legion, a las órdenes de Tony Greer. Tenían sus propias oficinas, en las calle Bute y Haro, en las que orientaban a los excombatienes en lo referente a su matriculación y los privilegios a que tenían derecho, especialmente médicos y de alojamiento, les buscaban acomodo incluso en hoteles de la Vancouver, les concedían pequeños préstamos, buscaban becas de estudio teniendo en cuenta las necesidades para vivir en pareja ($40) o solos ($20), les hacían un seguimiento al finalizar los estudios. Todo un ejemplo de creatividad corporativa. No era una organización para crear problemas,sino para solucionarlos.
Los compañeros excombatientes debieron marcar la vida universitaria de Bandura, pues convivía con unos 6000. En su Organización estaban a las órdenes de antiguos mandos militares, eran disciplinados, muy motivados, y no tan malos estudiantes como pudiera pensarse. En el curso anterior, 1945-46, habían pasado los exámenes el 64% sin ayuda, el 24 % con ayuda suplementaria, 8 por ciento habían suspendido these figures are a1most exactly the same as those tabulated to the civilian tudent group. Escribe orgulloso Archie Patton, Relacione Públicas de la asociación en The Graduate Chronicle , octubre 1946. Al matricularse en 1948 le retrataron por primera vez para la ficha universitaria. Era la primera universidad en retratar a sus alumnos. 8.000 fotografías en menos de cinco días y medio. El cronista, admirado de tal capacidad, cuenta como A girl student asked one of the pnotographers for a few moments to fix her hair and while she was thus occupied, the photographer took pictures of seven other students.
Tras matricularse, o quizás antes, tuvo que buscar alojamiento. Esto era más difícil. La Universidad, que apenas si tenía dos residencias de estudiantes,(The figures are all the more significant when one considers that the U.B.C., the youngest University in Canada, was build to acommodate a maxumum of about 2.000 students (Gradute Chronicle, marzo, 1946, p.14)) hubo de alojar a una avalancha de miles de veteranos, muchos de ellos casados y con hijos. El Rector MacKenzie,en marzo de 1946, compró al ejército 150 barracones de madera, construídos, en tiempos de guerra, para campos de entrenamiento, asentamientos a lo largo del Pacífico o en aeródromos. By hook or by crook we'll make it possible for every ex-service man and woman to come to the university if he seriously wants higher education, Dr. MacKenzie stated . Los usos que se dieron a los barracones fueron distintos. Muchos de ellos se ubicaron dentro del campus para aulas, salas de estudio, cafeterías, comedores, laboratorios, despachos de profesores. Los destinados a viviendas se asentaron fuera, en dos campamentos: Fort y Arcadia. Todos los habitantes de Fort eran excombatientes. No se dice lo mismo del campamento Arcadia, donde se alojaron 50 hombre y 50 mujeres bajo la supervisión de un empleado de la Universidad. Sí se sabe como estaban distribuídas y decoradas:The interior of the huts has been partioned into cosy single or double rooms with heat, light, and furnished with beds, tables and others incidentals . No parece que Bandura ocupara ningún barracón en Arcadia. Arcadia estaba solamente a cinco minutos del campus y Bandura dice que cada mañana iba a la universidad en un transporte comunitario.
Las crónicas cuentan cómo ese año se reanudaron las batallas, entre los recién llegados y los más veteranos, en la charca de los lírios ubicada delante de la biblioteca. Más de uno se llevo un buen remojón. También existían las novatadas. En la revista de los estudiantes se menciona, ese año, que los novatos tuvieron que pasearse por el campus con una gran corvata verde y los pantalones arremangados hasta las rodillas. Participaría, así mismo, en otras tradiciones universitarias: la ceremonia en el Mojón de la Alameda de la Universidad para comemorar la peregrinación de la Universidad, en 1918, desde su asentamiento inicial, Fairview, hasta su ubicación actual. Tampoco faltaron los cuatro días de fiesta con la que cada otoño se agasajaba a los antiguos alumnos que volvían al alma mater a rememorar sus vivencias estudiantiles, bodas de plata o de bronce de la promociones o simplemente porque a las distantas remesas de graduados se les ocurría reunirse en la Universidad.
Estas fiestas se denominaban Wellcom Home .Footbol americano,(en el que siempre perdían porque las autoridades querían competir con los equipos estadounidenses en lugar de fomentar el footbol canadiense,más rápido y brillante), baloncesto, teatro, danzas, banquetes y brindis. En el toño de 1948,antes del partido de footbol, Scow, Jefe de los Indios Capilano, regaló a la Universidad el totem bautizado: "Pájaro del Trueno" de más de nueve metros de altura, vivos colores,ojos saltones en todas las partes de su infinito cuerpo, alas veloces, bocas de dragón talladas en tronco de árbol gigante.
Pero lo cotidiano eran las clases, el estudio. Bandura no cuenta apenas nada de ellas, a excepción de las de formación física. Asignatura importante como para contratar, en 1946,a Pomfret, arrancándoselo a la Universidad de Washington. Uno de los lugares por los que todos tenían que pasar era el gimnasio. Pero, ¿qué gimnasio?. El viejo. Aquel que el humorista Jabez describe hacinado e insuficiente para tanta gimnasia. No tengo conocimiento de cómo sea el lugar de las chicas, condenadas ellas, pero puedo describir el de los hombres de ser tan espacioso como un submarino para dos personas. Cuando las duchas se inundan parece que el submarino se va hundiendo, y más de una vez, allí abajo, he tenido la sensación de ver acercarse sigilosamente a Robert Montgomery y decir: ¡"Es él, muchachos"! o ¡"Disparen"!, o algo semejante. Me he visto atrapado allí con mis tirantes colgados en el manillar de la puerta (Jabez, 1946, p.27). Se entiende el empeño, sostenido durante más de 8 generaciones de alumnos (1941-1949), pidiendo ayudas por doquier para construir el nuevo gimnasio y se entiende, también, que todos pagaran religiosamente los $3 anuales para contribuir a tal causa. En marzo de 1949, si el gobierno era generoso y ayudaba a lo recaudado por los alumnos, comenzarían las obras. En febreo, en una visita del Minsitro de Educación, se promete esa ayuda. Bandura no pudo disfruar ni de piscina climatizada, su sala de bolos, ni de su generosa cafetería.
Como en todas las universidades, los alumnos de ciencias comenzaban las clases a hora inmisericordemente tempranas. Bandura, por conveniencia económica, viajaba con compañeros de ciencias y de pre médicas. Lo que era malo para su descanso le concedía ventajas en la antigua biblioteca. A esas horas de maitines le atendería mejor Dorothy Jerred, que apilaba las nuevas adquisiciones, lo que venía haciendo desde 1915; le pediría un libro a la sonriente señorita Smith, que tardaría en encontrarlo, sobre todo si se trataba de Hemingway, Steinbeck o Dos Passos, castigados a las mazmorras para no ser liberados a perpetuidad por los estudiantes. Esos madrugones le permitían el lujo tener uno de los escasos asientos de la biblioteca, en la que encontró el panfleto sobre un curso temprano de psicología. Quien era menos madrugador leía de pie, como grulla asentada en una sola pierna y la espalda recostada en la pared. Esto duró poco, pues, entre las interminables obras que llenaron el recinto universitario de hoyos, pasadizos, hormigoneras, martillos a presión, tubos, cables, vallas y cemento, la nueva biblioteca, con capcidad para 450 lectores simultáneos, luces fluorescentes, amplios ventanales, despachos especiales para investigadores y profesores y unas etanterías preparadas para recibir a mas de 600.000 ejemplares fue la primera en inaugurarse.
La biblioteca nueva no fué el único edificio levantado en el campus durante esos años. Simultánemente salían de sus hoyos, o9cupados antes milenarios árboles, las facultades de Físias, la de Ciencias Aplicadas,Derecho, Trabajo Social, Música y Arte y laboratorios mil. No faltó la polémica ante tanta edificación, porque deforestaban el campus, porque el estilo no seguía la línea del gótico y clásico original, porque era poco acomodado a las tendencias y materiales actuales, porque apenas se oía en las clases, porque no habían sabido acomodarse al entorno como, por ejemplo, la Universidad de Stanford en California.
Durante ese trienio se suscitaron temas que agitaron las charlas en las omnipresntes cafeterías (no puede concebirse un edificio universitario sin una cafetería). En algunos estaban todos de acuerdo, como la permanente lucha de estudiantes, Senado de la Universidad y ciudadanos de Vancouver por conseguir una Facultad de Medicina. En otros, las opiniones eran dipares. Uno de ellos, la calidad de la enseñanza. Los veteranos habían inundado con sus organizaciones, sus barracones y su presencia la vida universitaria, llegaban muy motivados, pero sin haber cogido un libro durante tres o cuatro años. Muchos de ellos necesitaron clases especiales para alcanzar el nivel. La discusión, a nivel nacional, la provoca el el Canciller de la Universidad de Toronto, Massey: If modern democracy ,is to be well served, the education of future leaders should surely no be impaired by the presence of those who are not Intellectually qualified for its privileges, and whose numbers make it impossible for others to receive the attention they deserve.". El comentarista, Hall (948) entiende y afirma que esta rebaja en la exigencia ha venido determinada por la presencia de tanto excombatiente y espera: But the next year when, conditions return more or less to mormal, a start should be made to gear up the university to its pre-war standards and deemphasize the vocational courses, eliminate all, but the worthy studentes, and turn out graduates who can THINK, not those who have managed to pass a few examinations. En Junio del 48 los antiguos alumnos de la universidad protestan ante la Comisión de éducación que intentaba rebajar las exigencias para el ingreso en la Universidad. Cuando baja la calidad de unos se deprecia el valor de todos los que en ella han estudiado.
Otro de los temas discutidos, hasta llegar a perder la formas, surge cuando alguien cae en la cuenta de que quienes triunfan, todos o la mayoría, lo hacen en Estados Unidos. Existe complejo de los vecinos del sur. Las razones de este éxodo de cerebros son: en primer lugar, económica, por el mismo trabajo se cobra casi el doble en USA que en Canadá. En segundo lugar, la facilidad de promoción, en Estados Unidos grandes directivos de empresas y equipos de investigación lo son ya con 34-38 años, mientras que en Canadá hay que esperara a los cuarenta bien cumplidos. Finalmente, los recursos materiales y personales para dirigir o investigar eran mejores en el país del sur. Los detractores del éxodo apelan al patriotismo. Difílmente podían quedarse los mejores talentos en la Universidad British Columbia cuando apenas había postgrados, y los primeros lo fueron en ciencias. El año en que se gradua Bandura A letter received from the Federal Deputy Minister of Labor expressing concern over the employment of future graduates is being acted upon and the fullof weight of our Association ,vill be used to ensure that U. B. C. graduates will find employment. Comenzaba a peligrar el futuro.
Pero Bandura lo que busca es formarse en psicología, para lo que requiere el consejo de su tutor, que le indica: Iowa.
Bandura se gradua en 1949. Las fiestas de la graduación duraron dos días: 12 y 13 de mayo. Se graduaron 1.766 alumnos. Furon generosos con la Fundación de alumnos nacida en 1946), aportaron $1,500. Alguno se escaqueó. La lección de despedida se la impartíó el Decano de Agricultura F.M. Clement, personaje importante en la British desde 1932, quien se jubilaba cincidiendo con la graduacion.Aqul año y el anterior se estabanjubilando casi todos los fundadores de la Universidad. Bandura tuvo que oir frases como "Salvaguardar el derecho a investigar, a estudiar, a hablar, a criticar. Guardar celosamente los derechos individuales y las libertades que han sido conquistados durante centurias de lucha económica y política"
Fin del guión sobre la vida estudiantil en la Universidad British Columbia, en Vancouver, durante el trienio 1946-1919.